Presa fácil de esclavitud sexual las mujeres migrantes venezolanas

30
migrantes venezolanas

Las migrantes venezolanas son presa fácil de formas de esclavitud moderna, como el trabajo forzado o la explotación sexual; según un estudio de la Universidad Católica Andrés Bello.

Salir del país sin documentos y por vías irregulares expone a los migrantes venezolanos a redes de tráfico humano, sobre todo, en las fronteras de Venezuela con Brasil y Colombia, destaca una investigación de esta universidad venezolana; publicado recientemente.

Son personas que son vistas como elementos redituables; pues no se extinguen hasta tanto no se acabe la persona y pueden comercializarlas cuantas veces como sea posible; explica a la Voz de América Eumelys Moya.

Migrantes venezolanas en Brasil y Colombia

Las bandas, según el estudio, se aprovechan de mujeres y adolescentes que salen de Venezuela sin dinero, sin pertenencias y, en ocasiones, con signos de desnutrición. Prometen agilizar permisos migratorios y llevarlos a sitios supuestamente seguros.

“¿De qué se valen estas redes? De promesas laborales engañosas, unos sueldos fabulosos, unas condiciones o beneficios llamativos para que estas personas sucumban y acepten la oferta”, expone Moya.

El uso de redes sociales y otros medios de comunicación interpersonal “siguen siendo de las principales herramientas de captación”, explica la investigación.

En el caso de los migrantes venezolanos que van rumbo a Brasil, “existen elementos suficientes para hablar de la existencia de redes de trata de personas que captan a estos migrantes para fines de explotación”, afirma el informe.

Las condiciones de pobreza de estos migrantes también los somete a otro tipo de abusos.

“En Colombia, logramos conocer algunos casos de mujeres que las personas le alquilan una habitación, incluso estando con su familia, y luego le quieren cobrar con favores sexuales a cambio de permitirles la permanencia en esa residencia o en los lugares de trabajo”, comenta la investigadora.

El texto hace un llamado los países receptores a acatar el cumplimiento de los principios de protección internacional.

Fuente: lapatilla.com