La Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicita al Estado venezolano garantizar la autonomía universitaria

71
autonomía universitaria

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), expresó su preocupación por el deterioro de la autonomía universitaria y su impacto en la libertad académica. Es por ello, que insta al Estado venezolano a adoptar medidas dirigidas, a garantizar la autonomía universitaria. Como también, incluyendo la asignación del presupuesto adecuado para el funcionamiento de las instituciones universitarias.

Asimismo, el organismo pide que los pagos de nóminas del personal de las universidades públicas sean a través de un sistema independiente e imparcial que proteja la libertad académica y de expresión.

La CIDH, a través del Mecanismo Especial de Seguimiento para Venezuela, sus Relatorías Especiales sobre los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales. Manifestaron en un comunicado que recibieron denuncias sobre acciones del Estado con intenciones de menoscabar la autonomía universitaria, tales como:

  • Realizar el pago de nóminas del personal de las universidades públicas y sus entes adscritos a través del Sistema Patria.
  • La exclusión de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) y otras agrupaciones universitarias de las negociaciones colectivas con el gobierno y de la “exigua” remuneración salarial del personal universitario.

Fustigó la instancia, «la exigua remuneración que reciben las y los docentes de las universidades públicas, que oscila entre $5.92 y $10.43 USD mensuales».

Destacaron el rol que tienen las universidades como centros de pensamiento crítico y de intercambio de ideas. A su vez, resaltó la estrecha relación existente entre la libertad académica y la construcción y consolidación de una sociedad democrática.

Sin libertad académica, las sociedades pierden uno de los elementos esenciales del autogobierno democrático.

Autonomía universitaria en Venezuela

La autonomía universitaria está estipulada en la constitución venezolana. Le otorga a las universidades la potestad de crear “sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo en control y vigilancia que a tales efecto establezca la ley”.

En 1999, durante la presidencia de Hugo Chávez, se reconoce constitucionalmente la autonomía universitaria. Sin embargo, esta ha sido atacada en reiteradas ocasiones bajo su gobierno y el de su sucesor Nicolás Maduro, alcanzando su punto más crítico en agosto de 2019 con la publicación de la sentencia 0324 del Tribunal Supremo de Justicia que establece la realización de elecciones de autoridades fuera de toda normativa estipulada en la Ley de Universidades.