Venezuela repite la fórmula de la reconversión de su Moneda Nacional

50
moneda nacional

Por tercera ocasión en 13 años, Venezuela hace una redenominación de su moneda nacional, el bolívar. El banco central; anunció este jueves 5 de agosto que, a partir del 1 de octubre de 2021, entrará en circulación un nuevo cono monetario denominado «bolívar digital». La moneda se estrenará con un recorte de seis ceros que le heredará el actual bolívar soberano.

La medida de la institución fue ventilada extraoficialmente en julio, por lo que se esperaba su formalización para el tercer trimestre del año. Ahora todo importe monetario en bolívares debe ser dividido en 1.000.000. Si un ahorrista local tiene, por ejemplo, 100 millones de bolívares en el banco (unos 24,7 dólares a la tasa de cambio oficial), entonces desde octubre tendrá 100 bolívares digitales.

Para ajustarse a los nuevos cambios, la banca nacional modificará sus sistemas y el propio Estado comenzará a emitir una nueva familia de billetes y hasta una moneda de 1 bolívar.

De no corregir, habría otra reconversión de la moneda nacional

De acuerdo con la economista Tamara Herrera, más allá de eliminarle ceros al bolívar, el gobierno debe por lo tanto, generar cambios en las reformas. Y así, generar estabilidad, confianza en el país y detener la inflación. 

«Si no tienes ese marco de reformas realizadas, obviamente vamos a seguir en eso. Al ritmo inflacionario actual seguramente estaría cayendo una nueva reconversión en un lapso de 2 o 3 años», explicó Herrera quien añadió que aún persiste el problema para pagar con efectivo tanto en bolívares como en dólares.

Herrera indicó que existía presión debido a que las transacciones en el país se han vuelto inmanejables.

Bolívar digital, ¿menos billetes en Venezuela?

Otro de los economistas que expuso su punto de vista fue Luis Arturo Bárcenas, jefe de economistas en la firma de análisis Ecoanalítica. Según el directivo, la medida era algo que demandaba la economía, sobre todo el sector privado. La razón es que, en un entorno hiperinflacionario, las transacciones han llegado a montos muy complejos.

Bárcenas resaltó el hecho de que es probable que no se emita la cantidad de billetes necesarios en la economía. El motivo es que se estaría apuntando a una digitalización de la moneda. «Al poner en la palestra el bolívar digital quiere decir que muchas de las transacciones van a migrar ahora al esquema digital», dijo.

El problema es que, según Bárcenas, la adopción total de un bolívar digital se enfrenta a múltiples obstáculos como los de conectividad, la necesidad de invertir en una plataforma tecnológica y que la banca en general ajuste todos sus sistemas.
Para el ejecutivo en la actualidad hay una suerte de «choque de fuerzas» entre los bancos y el gobierno. Los primeros estarían apuntando al procesamiento de pagos digitales en dólares, mientras que los segundos buscan incrementar las operaciones en bolívares, algo que iría alineado con la consigna de soberanía monetaria que promueve el gobierno.

Transacciones instantáneas con bolívares

El bolívar digital tendría varios objetivos y no solo el de ser parte de una reconversión monetaria. Al menos así lo cree Henkel García, director de la firma de análisis Econométrica. Para el ingeniero químico no es lo mismo un bolívar electrónico que un bolívar digital.

«El bolívar electrónico es distinto que el bolívar digital. Con el primero las transferencias no son instantáneas. Con el segundo sí, porque serían a través de base monetaria. Hoy en día el único contacto que tenemos con base monetaria es a través del efectivo», comentó García a través de su cuenta en Twitter.

Según el ejecutivo, el bolívar digital pareciera ser un proyecto mucho más amplio y ambicioso que permitiría dinamizar las transacciones en el país. Para García, el anuncio del gobierno no excluye totalmente los bolívares en físico, sino que habla de una convivencia con su contraparte digital.

Aplicar por tercera vez una reconversión monetaria sugiere que las dos anteriores no funcionaron. No obstante, el gobierno de Venezuela, ante la hiperinflación que experimenta desde hace más de tres años, está echando manos de un recurso que podría darle margen de maniobra en cuanto al tema monetario.

CriptoNoticias reportó en febrero de este año que Venezuela y Argentina acumularon la mayor inflación de la región en 2020. Al mismo tiempo que en ambos países los precios de los productos y servicios suben cada mes, un porcentaje de sus ciudadanos ha recurrido a bitcoin como una alternativa para el resguardo de valor de sus riquezas.