¿El creador de contenido arrasará el próximo año?

303
Economía del creador para 2024 - creador de contenido - CMIDE

El creador de contenido en los recientes años ha estado relacionado con las plataformas de contenido, como las de streaming, estas han permitido a cualquier usuario dar un mensaje al amplio público, y también monetizar esta actividad.

Este también es llamado como economía del creador, y que según las estimaciones de CITI puede generar unos ingresos de 75.000 millones de dólares para 2024.

“Con la llegada de Internet y los teléfonos inteligentes, nacieron las redes sociales. Por primera vez, la creación de contenido ya no estaba centralizada. Fue distribuido, como tal; los guardianes, como los directores de estudio o los editores de cabecera, ya no eran necesarios. Sin embargo, de manera crucial, las plataformas de redes sociales, como Meta o TikTok, no compartieron el botín con el creador de contenido en cuestión. Se quedaron con todo el capital adquirido para ellos mismos”, destacan desde Citi.

Pero el tema está por cambiar, ya que en todas las industrias (publicación, podcasting, deportes electrónicos y educación); a consecuencia de esto, están encontrando la forma de monetizar su contenido a través de sus seguidores.

Más o menos la mitad de los ingresos provienen de plataformas de video basadas en anuncios, como YouTube; mientras que la otra mitad se distribuye en una amplia gama de industrias, como publicación, educación y podcasting, entre otras.

Economía del Creador de Contenido 

Esto hace cinco años apenas existía, hoy día hay más de 120 millones de creadores de contenido. En 2022, se espera que genere alrededor de 60.000 millones de dólares en ingresos; con un crecimiento del 9% por año hasta 2024, cuando puede acercarse a los 75.000 millones. 

¿Cuál es su situación en las plataformas? 

Estos creadores necesitan ayuda para que la industria prospere y alcance su máximo potencial; y se considera que las plataformas pueden ayudarlos reduciendo la carga monetaria que imponen a los elaboradores de contenido.

Estas plataformas cobran sus tarifas, pueden variar desde menos del 10% de los ingresos del creador (Patreon, Spotify y Unity) hasta casi el 85 % (Roblox). La variación, a menudo, depende del valor que proporciona la plataforma en cinco funciones: creación, hospedaje, distribución, promoción y monetización. Cuantas más funciones realicen estas plataformas, mayores serán las tarifas.

Las tarifas varían mucho, ya que, las plataformas que ayudan con la creación de contenido recaudan el 7% de los ingresos; mientras que aquellas que alojan contenido tienen derecho al 19%. Si ayudan en la distribución suelen obtener el 6%, y las que promueven contenido se embolsan el 33% de la facturación, mientras que si colaboran en la monetización pueden extender sus honorarios un 11%.

¿Cómo evoluciona su economía?

Esta se muestra actualmente diversa, vibrante y en crecimiento, aunque en muchas de las plataformas surge un patrón similar; que se caracteriza porque, la mayor parte de los ingresos la captura una porción muy pequeña de los creadores de contenido.

Mucho más del 80% de los ingresos son generados por mucho menos del 20% de los creadores.

En resumen, el principio de Pareto, o la regla del 80/20, no se aplica. La economía del creador del contenido es: el ganador se lleva la mayor parte.

¿Qué perspectiva hay sobre su futuro?

Estos han tenido una progresión meteórica en los últimos años, y nada hace pensar que esta tendencia vaya a cambiar en el corto y medio plazo. Los analistas de CITI ven tres áreas que vale la pena observar por el potencial que tienen en el futuro.

La primera está integrada por las empresas tradicionales de redes sociales, que pueden comenzar a compartir parte del botín con ellos.

Es decir, plataformas como Twitter pueden empezar a emular el modelo de negocio de YouTube. O, a medida que Instagram y Facebook avancen más en el comercio electrónico, crearán oportunidades para que los creadores compartan el botín económico.

En segundo lugar, consideran que la Web 3.0 puede crear oportunidades para que las plataformas aprovechen los últimos avances tecnológicos, como la realidad aumentada, la cadena de bloques, las criptomonedas y las NFT.

“Estas herramientas pueden ayudar a facilitar una relación directa entre los creadores de contenido y los espectadores con un rol menor para los intermediarios digitales. En resumen, la Web 3.0 puede ayudar a mejorar la economía de los creadores de contenido“, añade CITI.

A medida que las posibilidades de las herramientas digitales se expandan, los creadores encuentran nuevas formas de expresar su contenido; como ya ocurrió con los cambios anteriores, esto puede conquistar nuevos públicos y nuevos medios que surjan.

El tema con los usuarios es que tendían a interactuar con el contenido en la Web 1.0 simplemente leyendo el texto. A medida que cambiamos a la Web 2.0; los usuarios subieron contenido y lo compartieron con comunidades más amplias. En la Web 3.0, se sospecha que los usuarios tendrán de lejos más probabilidades de poseer artículos específicos o comprar los derechos de servicios específicos.

En tercer lugar y por último, el foco apunta sobre la inteligencia artificial, que puede alterar la economía del creador de varias maneras; incluso ayudando con la creación de contenido y ayudando a las marcas a encontrar al influencer adecuado o ayudando al consumidor a encontrar el contenido adecuado.

Puedes seguir leyendo: CLX Samsung presentó la serie Galaxy S23 con una experiencia épica

“Nasar