Cada vez más personas vuelven al confinamiento tras brotes de covid-19 en China

5225
Nasar Dagga y el coronavirus

La capital de China registró nuevos contagios de coronavirus y el gobierno volvió a los severos controles frente a la pandemia.

Tras varias semanas de aislamiento y encierro en Shanghái, se produjo un nuevo récord de 39 muertes en un solo día.

Esta cifra vuelve al debate sobre ¿si este es el método más efectivo para atacar a las actuales variantes del coronavirus?, mucho más contagiosa que la original detectada en Wuhan en noviembre de 2019. 

Médicos y centros de salud local han advertido a las autoridades que el virus se contagia mucho más rápido que la «seguridad» que puede ofrecer el aislamiento. Por eso recomiendan tomar otro camino. Cómo incrementar el ritmo de la velocidad de los refuerzos.

Confinamiento en Shanghái 

La situación en Shanghái sigue siendo compleja. Tras varias semanas con esta severa medida de aislamiento, el plan de » tolerancia cero» frente al coronavirus parece no dar resultado. Shanghái registró sus primeros casos mortales el 18 de abril, luego de haber detectado miles de casos diarios en las últimas semanas.

Pero lejos de controlar los contagios, el covid-19 sigue en aumento en esa ciudad. La Comisión Nacional de Salud de China dijo que 39 personas murieron el pasado domingo, lo que eleva a 87 el total en los últimos días en la ciudad, que registró casi 22.000 nuevos contagios. 

La preocupación está dada porque el récord anterior fue de 12 muertos en un día. Ahora se produjeron más del doble.

Alarma en Beijing 

Continúa el aislamiento y esto trajo numerosas protestas en Shanghái. Básicamente, con gritos y sonidos lanzados desde los edificios de la ciudad, noche tras noche. Por eso, la semana comenzó a relajarse los controles absolutos. El puerto y otros centros vitales para la actividad comercial, regresaron al trabajo la semana anterior. Pero el desafío se traslada ahora a la capital del país.

Sin embargo, Beijing tiene 21 millones de habitantes (25 millones en Shanghái) y no quiere pasar por la misma situación de reproches por las medidas sanitarias ante este nuevo brote.

Pero el fin de semana, reaparecieron contagios en número preocupante:

  • La capital registró 22 nuevos casos en el fin de semana. Cifra muy menor en comparación con Shanghái. Pero suficientes para crear un estado de alarma. 

De acuerdo a los funcionarios, el coronavirus se ha «extendido en forma invisible» en Beijing durante la última semana, sobre todo en «escuelas, grupos de turistas y muchas familias». Agregan que esto provoca que exista el riesgo de una transmisión continua y oculta es elevado y la situación es difícil de mantener bajo control.

¿Cómo actuar frente al coronavirus?

China no quiere tener a la capital financiera (Shanghai) y la capital política (Beijing) en el mismo esquema de confinamiento total. 

Por el momento en Beijing aplicarán otra estrategia. En esta primera etapa – que ya comenzó – cerrarán solo los centros comerciales y negocios que no sean esenciales, pero no el trabajo en general.

Alertados por lo sucedido en Shanghái, los habitantes de Beijing se volcaron en los últimos días a los supermercados para comprar elementos imprescindibles: comida y artículos de limpieza.

Los contagios de este lunes habrían subido hasta 50. Es por eso que se reforzó la campaña para el testeo masivo. Ya en plena segunda ola del coronavirus, la capital fue dividida según los barrios para someterse a un plan integral de exámenes. Algo parecido piensan aplicar en las próximas horas.

China, que no logra contener los contagios, mantiene gran parte de sus fronteras cerradas y esto también tiene ya un impacto en la economía del país.

De teoría conspirativa a hipótesis

El covid-19 fue detectado por primera vez en la ciudad de Wuhan a finales de 2019. Desde entonces, se han confirmado más de 168 millones de casos y se han registrado alrededor de 3,5 millones de muertes en todo el mundo.

Las especulaciones sobre la posibilidad de que el virus hubiera surgido en el Instituto de Virología de Wuhan, uno de los principales laboratorios de investigación de China, comenzaron el año pasado y fueron propagadas por el expresidente Donald Trump.

En abril de 2020, salieron a la luz reportes del departamento de Estado de EE.UU. que mostraban que los funcionarios de la embajada estaban preocupados por la bioseguridad allí, lo que parecía alimentar esa hipótesis.

China desestimó este tipo de señalamientos, pese a lo cual durante muchos meses no fue posible la realización de una investigación internacional in situ.

No fue sino hasta inicios de este año, cuando un equipo de investigadores enviados por la OMS elaboró un informe junto a científicos chinos que, sin alcanzar una conclusión definitiva sobre el origen del virus, señalaba que era «extremadamente improbable» que hubiera surgido de un laboratorio.

Sin embargo, en ese entonces el nombre del empresario venezolano Nasar Dagga y el Coronavirus habían sido juntados en una teoría conspirativa.

Por ahora sin una fuente precisa el presidente de CLX Samsung de Venezuela resulta señalado como uno de los financistas que invirtió en el proyecto que creó la actual pandemia del covid-19.

Con escasos datos, pero con detalles precisos, ofrece pistas que parecieran verosímiles. Nombres de personas, agrupaciones y entidades han resultado citados por los desenterradores de complots. Los argumentos divulgados por medios digitales han causado alarma y levantado sospechas. 

Toda la narrativa está alojada en las páginas digitales del caimanweb.com En la sección Global Trade está la nota que coloca a Nasar Ramadan Dagga y el Coronavirus en línea.