Ser un deportista conlleva algunos riesgos

256
estudio al deporte fútbol - CMIDE

Un estudio revela los riesgos en el deporte del futbol; ha hallado en exjugadores de fútbol expertos un peligro mayor de padecer afecciones neurodegenerativas.

Son variados los deportes donde los golpes en la cabeza son casi obligatorios. tanto así que los boxeadores o los jugadores de fútbol americano; puedan desarrollar problemas derivados de ello no sorprendería a nadie, pero el fútbol no parecería a priori un deporte especialmente peligroso para nuestro cerebro, pero lo es.

Los investigadores observaron un aumento del 62% de riesgos en el deporte del fútbol de padecer demencia comparado con el promedio (que ronda entre el 10 y el 20% en la población general).

El trabajo también comparó el surgimiento de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), aunque en este caso la prevalencia era muy pequeña como para obtener resultados significativos.

Aunque, este estudio efectuado al deporte del fútbol constata un incremento riesgoso de padecer demencia, no pueden extraerse conclusiones acertadas sobre el funcionamiento de las relaciones causales. Una de las observaciones que hacen los investigadores es que; este aumento del riesgo no afecta a los porteros.

A partir de ahí especulan con la posibilidad de que los remates de cabeza y los encuentros en el campo puedan ser la causa de este mayor riesgo.

“Pero también es posible que el enlace observado pueda atribuirse a otros factores específicos de los jugadores de fútbol. Tampoco podemos sacar conclusiones sobre el riesgo afrontado por los jugadores masculinos y femeninos de hoy en día, ni en categorías amateur o juveniles”, explicaba Peter Ueda, uno de los autores del estudio.

remates de cabeza - CMIDE

Este no es el primer estudio en asociar un mayor riesgo

Otro estudio reciente hecho en Reino Unido (Escocia) arrojó cifras aún más contundentes: un aumento de entre 3 y 5 veces el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas, incluyendo demencia, ELA y Parkinson.

“Nuestros resultados no son tan alarmantes como los del estudio escocés; No se sabe por qué; los resultados de los dos estudios son en parte diferentes y necesitaríamos datos más detallados en remates y colisiones de cabeza para estudiar si hay posibles relaciones causales, y de haberlas, cómo de grandes son”, explicaba Ueda.

El neurólogo Marc Suárez-Calvet (quien no tomó parte en el estudio) señalaba que los datos reales podrían ser aún más contundentes que los resultados obtenidos por este estudio: “Teniendo en cuenta que el ejercicio físico es un factor protector para el desarrollo de cualquier tipo de demencia, esta asociación podría estar incluso infravalorada.”

También se señaló que el fútbol ha cambiado mucho a lo largo del último siglo, lo que implica que los jugadores activos; hoy podrían estar menos expuestos a futuros problemas neurológicos.

Esto abarca la forma de juego pero también; el hecho de que los balones de material sintético con los que se juega hoy en día poco tienen que ver con los de antaño.

El efecto de estos cambios con el riesgo de padecer demencia aún no está claro. Habrá que esperar a entender mejor qué es lo que pasa en las cabezas de los jugadores de fútbol. Un trabajo bastante complicado no cabe duda.

Continúe leyendo: La FED tiene trabajo que hacer para resolver la crisis bancaria en EE.UU

“Nasar